Mani-fiestillo

Por: Cinismo Sinismos


¿Qué somos los Cínicos sin ismos?


………………………………Más que un proyecto, una cosa dispuesta a encarnar la ambigüedad de una generación abandonada, contradictoria en sí misma y por eso nos contradecimos, y por supuesto… tampoco somos eso. Somos una flecha siamesa en una calle de un solo sentido,  un nacimiento volátil, viva madre del caos, una fiesta de insomnes demasiado jóvenes para morir. Somos ladrones, putas y matones, eso y al tiempo no lo somos. Tal vez ni sabemos que somos, o solo unos cuantos vagos faltos de ocupaciones nobles y furtivas, es decir, poetas en oficio, porque en carta es muy pequeño, muy formal y no le llega realmente a todo el mundo; es que más que carta somos más cercanos a un panfleto, de guerra y violento, porque el silencio puede ser muy violento, lo sabremos nosotros, sanos inadaptados sociales que nos negamos a tener vida de casado, fútil, cotidiano y tributable… pero a lo mejor terminemos siendo eso: Por eso sabemos que somos humanos y tenemos miedo, miedo de ser como ustedes, viejos resentidos que ejercen el papel freudiano de la razón.

Olvidaron muy rápido lo que se prometieron, y por eso escupiremos más y más alto, y pondremos orgullosos la cara cuando nos caiga, sin remordimientos, sin resentimientos, sin razón y sin prisa… Sin dioses ni maridos políticos. Le cantamos a la guerra aunque ya no esté de moda, porque la paz es aburrida y huele a muerto, nos negamos a aceptar la paz de los sepulcros que ustedes nos quieren vender a tristes cuotas, lamiéndonos el hastío.  Somos jóvenes, locos y orgullosos y con todo el derecho a serlo; tenemos fe en nuestra rebeldía, creemos en nosotros ya que nadie más lo merece pues somos hijos de una generación cobarde y nacimos vacios, tanto que nos llenaron con nombres de delicias culinarias para vampiros comerciantes, como si solo fuéramos presas económicas de los clichés multinacionales de la juventud: 60s, 70s, 80s, 90s; rockers, punks, glam y grunge… homosexuales, anarquistas, negros, “escoge si te sientes desadaptado”, pero ¿Cómo no estarlo? Si este esquizofrénico sistema tiene muy bien definidos los pies y la cabeza, es casi perfecto, y eso sinceramente nos da asco. Es la enfermedad y la cura… pero a nosotros no nos curan los que nos enfermaron, pensamos restregarles en la cara su vicio, su fatídico error, su no futuro; y pensamos llevar esta belicosa escritura no solo hasta la última sino hasta la peor de las consecuencias… y con el mayor de los cinismos.



Anuncios

Sin titulo

Por: Gaminucha

al enemigo hay que conocerlo, alguien lo dijo, no se quién….
mi cuerpo mi querido cuerpo habita en esa cueva donde viven los eremitas, me preparo para bordar los silencios de doña soledad, pero… hasta zaratustra bajo de su montaña, y las heroínas de estos tiempos llevan en sus manos, una espada? una escopeta? un pincel? una pluma? o ese insecto imaginario que lleva el virus de esa rabia existencial que caotiza la felicidad idiota. Crees que nuestros grandes sátiros no fueron felices? reírse a carcajadas de esta realidad insustancial es solo placer de quienes pueden elevarse de la mierda.
sí Diógenes o el mismo Estanislao Zuleta, o hasta Barba Jacob, no se hubiesen alimentado de esa incredulidad ingenua del niño ante la mentira del adulto no estaría ahora yo recordandolos, seguramente,por qué solo un cínico-sátiro, un gran rabioso,que sabe tanto de esta realidad insulsa puede escribir los versos más coherentes con nuestros trozos y destrozos , hay días en que somos tan lúgubres, tan lúgubres, pero hay un día, un día, …….sólo un pessoa puede escribir
con sus múltiples sombreros,(por qué se sabe dividido y en absoluto sin los totales, sabernos inciertos, plagados de rabias y sofismas, repletos de insatisfacciones, y críticos con la realidad que nos aborda y nos arroja,con la realidad que acongoja, destruir las pompas de jabón cuándo se las cree de materia concreta no es solo paladar para un aguafiestas, sino maestría de quién sabe que el ave de la duda sobrevuela toda ilusión vana, todo espejismo inútil, sólo el guerrero, esa guerrera sabe que en su corazón hay un ramillete de rosas silvestres con espinas, y qué su viaje iniciático se emprende desde el rincón más putrefacto de la melancolía, pero que esa larga cabellera muerta, le invitará a descansar en un oasis libre de espejismo, matar el espejismo para encontrar los huesos de narciso no es rabia, es inteligencia, es la destreza y la agilidad de los aventureros, las crónicas de los viajeros describiendo poco a poco, paso a paso el entramado de la sin razón, estas crónicas son la historia poética que resucita a los ojos de los incrédulos esa realidad soterrada que habita bajo la basura, por eso, a la basura hay que conocerla, y hay que rabiar, y gritar, si es necesario, que no daremos migajas a las palomas, para que se queden mansitas al frente del palacio de justicia, no daremos bombones a los niños para que sigan viviendo en sus párvulos,en sus kinder-garden, aunque seamos los agrios aguafiestas, que por casualidad además de ágiles somos hermosos (por coincidencia),sí somos los grandes aguafiestas, que no se contentan con las miga jitas de felicidad, por qué la queremos entera. apuñalaremos el cielo…… sí, sí la rabia me hace escribir ese poeta en new york lorquiano, o el gran doloroso poema de miguel hernandez ante la muerte de un amigo, o me hace pintar los cuadros profundos de goya, o el grito de munch,
entonces llamaré a la rabia para que se electrizen mis pinceles y mis plumas.
Por qué la rabia es la fuerza desatada de la incomprensión, la coherente revelación de lo que no está bien, la sospecha ante la insatisfacción, el síntoma doloroso de la enfermedad y sus calumnias a la vida,

Me ves?
Me cuelo por esas rendijas de
tus máquinas y tus haberes,
y tus deberes,
y tus corbatas?

y claro, que podría escribirte
con esas audacias
de los jóvenes para amar
!que irresponsable es el amor
en esos tiempos!

y perderme en ese gustazo
del primer beso
y emborracharme con la luna,
por qué no?

y te invitaría al té
de las cinco,
en una juerga de estrellas
(fugaces)
si fuese esa gran romántica
invitaría todo el universo

pero, y si grito..
y si grito
rebelaros,
rebelemonos,
me dirían,
terrorista.

(que es lo mismo que decir aguafiestas)

gaminucha

Por: Nicolás Reyes

l

l

gaminucha

dulce gaminucha

musa pícara y pagana de mi inocencia perdida

esa que partió justo en el momento de mi muerte (no preguntes)


a tus ojos quisiera recobrar ese

dulzón efecto de mis ojos inocentes

sólo para que pudieras devorarme

pero lo putrido de mis entrañas me impone

otros ritmos

otras huestes

otra danza indómita

que tu ya conoces (de memoria)


ayer me fui pensando en ti

en la desnudez de tus palabras

en lo esquizofrénico de tus pasos

¿me has preguntado alguna vez si sería capaz de asesinarte?

no lo hagas

y entonces tropecé con aquel hombre

tan hermoso que no pude dejarle a solas con mis recuerdos

con su mirada desconfiada

como diciéndome… yo a ti

ya te conozco

esa hermosa conjunción de carne

y mugre

descansando en esa banca

en ese parque

ajeno a todos esos grotescos cuerpos

que se mueven a otros ritmos

tan ajenos a los nuestros

con lentejuelas en el alma

ese tenue trocito de humanidad

dotado con ese único olor que tienen los vagabundos


hablamos poco tiempo

se quedó dormido


bueno…

exquisita anima del verso

te quiero

como se quiere al miserable viento

que nos araña

como estás ahora…

momifícate


-nicolas-

Querido Ex Conductor Suicida

Por: Nicolás Reyes

Querido Ex-conductor Suicida

No creas que no encontré esa carta tuya, se me atravesó hace unos días. Tú y yo sabemos que la muerte propia o de un semejante no es precisamente algo de lo que se deba renegar, que la vicisitud del camino oculto o la esplendida putrefacción no son de manera alguna razones para afligirse, pero por desgracia no son las únicas formas de morir, la vida diaria es en si un suicidio, la cultura es en esencia la ejecución del alma… hay muchas formas de morir querido amigo.

La otra noche estuve elucubrando porquerías, estaba mirando lo que queda del mástil de mi vieja guitarra, la roja, ¿la recuerdas?, aquella que quise derramar en tu espalda, y que por mi falta de destreza en estrellar guitarras con cariño y tu gran habilidad para esquivarlas con petulancia… terminó en el piso.

Se me metió en el ojo una pregunta, ¿sabes?, a mí las preguntas y las ideas se me meten en el ojo, como los mosquitos cuando estoy en las reservas naturales, allá donde la abrupta calma insita a la locura, terreno fértil para las ideas… te decía que se me metió una pregunta en el ojo.

¿y el silencio?

Esta pregunta me incomodó toda la noche, me acorraló. Predijimos todo, condenados por no sé que fuerza (sin lugar a dudas mayor que la nuestra) a que siempre se cumplieran nuestros vaticinios; predijimos la estupidez de nuestras amigas, predijimos que alguna vez tendrías que dejar a Ramses (eso me recuerda mis oscuros retiros junto con él hacia la montaña, tan de noche, tan oscuro y tranquilo, tanta marihuana), hasta pudimos predecir que un día nos daríamos de golpes, que desgracia que aquel estuviera allí para separarnos -no por él, sino porque no quiso entrar en nuestra íntima comunión violenta-.

¿y el silencio?

Nunca predijimos el silencio entre nosotros, y aún así hoy está presente, como el vacío, como la nada (y bien sabemos que la nada no es más que eso, nada). ¿Dónde esta la música, aquellos trémulos sonidos de rock & roll, blues y salsa?, ¿dónde está la palabra?, ¿donde quedaron esas irreverentes discusiones sobre si dios es o no es?, ah, y no se me olvide el merengue, aquella monótona música que a aquel maldito joven con alma de barrendero tanto le gustaba.

A decir verdad podría haberme conformado con pensar en que simplemente maduramos, pero tú yo sabemos que para nosotros la evolución mental no es lineal, que entre nosotros los miserables, los locos, los decadentes voceros de la desgracia, en nosotros el concepto de maduración burguesa no aplica, que aunque nos encontráramos en la morgue municipal frente a los anónimos cadáveres de los niños que fuimos no pasaría nada, y entonces prestos a emborracharlos huiríamos a alguna taberna sucia con ellos a las espaldas, a ver si Lázaro también sirve en esos casos.

¿y el silencio?

Simplemente -¿y el silencio?- no pude dejar de pensar en ello.

Y de repente (¿recuerdas aquella canción que hace tantos años compuse y que tanto me criticaste?.. y de repente, y de repente, y de repente… pero así son las cosas querido amigo, y de repente) la culpa, esta vez no por el ojo, sino por el costado derecho de mi torso, me estaba picando, a mi, señor y dueño de esta practica tan irrespetuosamente cariñosa, preso de mi creación era picado por la culpa, pero como yo nunca tengo la culpa de nada (ni siquiera de ser culpable) descarté esa posibilidad, las alas de la culpa no encajan en mi blanca espalda.

¿y el silencio?

A eso de la madrugada asomó la pusilánime acusación; debías ser tú el padre de ese silencio tan tuyo, pero esta hipótesis duró menos que la anterior debido a que el silencio nunca ha sido tu política.

Entonces, para conciliarme con migo mismo y con el sueño… decidí dejarlo así, como tantas, tantas otras cosas.

Manifiesto de ¨Ellos¨

Por: Iván Pedraza

Señores de Ellos: La cosa se está acabando; de hecho, la cosa ya se acabó!!

Y los de Ellos, señores, se acaban también, y no pretendo, ni quiero que seamos la bala de oxígeno que nutre el recuerdo de los señores de Ellos, que son eso, señores bien vestidos, bien vividos y, menos mal, mamados de señores como vergonzosamente han sido Nosotros.

Para Ellos, los de Nosotros son, como dirían Ellos y ahora estúpidamente dicen Nosotros algo así como los espermatozoides que milagrosamente sobrevivieron a un pajaso que se hicieron Ellos mucho antes de ser los señores que Nosotros quieren ser. Entonces el problema es que seamos y seamos y seamos sin ser, al fin de cuentas, más que eso.

Y me importa un culo si les importa un culo y quieren seguir diciendo “culo” en un manifiesto que no le dice un culo a un niño de 7 años que sabe más de culos que Nosotros. Entonces ¿saben por donde va la cosa? Y entonces el punto es que ya me mamé de acariciarle los barrotes a la cárcel en la que Nosotros se han condenado. También se que a mí no me alcanza para pagarles las fianza, muy seguramente a ustedes sí y tal vez no quieren salir; ese ya no es mi problema, de hecho, nunca lo ha sido porque (vuelvo y repito, me importa un culo) yo nunca he estado en esa cárcel; nunca Ellos me coquetearon y me enamoraron como si lo hicieron con ustedes.

PD: No es nada personal; simplemente les digo, como dirían ustedes mismos:

Señor 1: “interpreto mi espacio”

Señor 2: “no me voy a cohibir”

Señor 3: “Me parece importante leer y que me lean”