LA DIOSA DE LA 27

Por: Álvaro Claro


Bajo tormenta de neón

en esquina donde afluyen

perdición y genialidad

l

Entre destellos de ambulancia

remolinos estupefacientes

y un siglo de celebraciones

l

Karina

sensitiva

solitaria

casi libre

se levanta

l

Sus pupilas rebotan

de un andén a otro

l

Desgastados sus poros son

vilmente atravesados por

la estúpida infinidad de

otros colores sin gracia

l

Atraída por un disparo de fuga

su mirada hace hueco

entre mis párpados

l

Como en sueño de mar

escucho

dentro de una botella

dos dados que tintinean

l

Entonces Karina camina

torpes sus dedos resbalan

la botella cae

el cristal estalla

y los dados muestran

una sonrisa ebria

sobre la curvatura de su pudor

enterrado entre sábanas

l

Karina controla sus gestos

refleja juguetes sobre su frente

se come las uñas

y piensa que es ignorada

pero se engaña

l

Me mira

con el recuerdo fruncido

l

Me sigue mirando

no sé si con rabia

l

Escupe un anillo de humo

se arregla el collar de piedra

luego se dispone a recoger

los cristales rotos de su belleza

l

Al más débil contacto

los dedos de Karina sangran

pequeñas gotas que bajan

hasta la palma de la mano

y todavía bajan más

hasta su indescifrable muñeca

l

Allí Karina limpia la sangre con su lengua

y baña su lengua en Vodka

l

Las plumas de su nariz se introducen en la mía

y de repente percibo cómo

una inocente serpiente de mentiras

cambia de piel bajo mi rostro

l

Despierto compruebo dichoso

que sobre su espalda

Todo ha sido puesto    entre paréntesis

l

Entonces Karina vuelve a sacar la lengua

para beber más sangre

y vuelve a mezclar la sangre

con más Vodka

l

Mientras hace gárgaras satánicas

imagino dentro de su boca

un volcán explotando

o el golpe del meteorito

que me puede sacar de órbita

l

Y como no le hablo

ni la abrazo

ni la beso

aunque quisiera

l

Me limito a leer

en las pequeñas arrugas de sus labios

una pregunta aterradora:

l

‘‘¿Quieres un poco de Vodka?’’


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía.

3 comentarios el “LA DIOSA DE LA 27

  1. Luis andrés dice:

    Hay gente que cree que escribe y lo único que consiguen es que los lectores perdamos el tiempo.

    • Álvaro Cla dice:

      Por eso siempre es necesario escribir uno mismo: para opacar a los que creen que escriben y así evitar que los grandes lectores (?) pierdan el tiempo.

  2. ummmnormal dice:

    hay gente que cree que escribe y realmente escribe. otros que no pueden escribir entonces se dedican a ser críticos de escritores… la sociedad es una gran sombre proyectada sobre la pared para espanto de los niños y de los tontos, igual definición nos queda para los críticos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s